TARTA ALEMANA



Esta receta me la dio mi hermana Cari y  la he hecho un par de veces, la última, ayer por la mañana, y no os imagináis el olor que había en la cocina, daban ganas de comérsela caliente y todo. No es una tarta que se coma con los ojos, porque no es llamativa, pero el sabor es increible. Yo hago la masa el día anterior, y así me aseguro de que está bien fría, porque es una masa muy densa y pegajosa, nada manejable, entonces tiene que estar muy fría para que cueste menos poner la tapa, porque si no, se empieza a romper, y es imposible. Pero el resultado es del todo apetecible. Por cierto, la mermelada que le he puesto es de ciruelas claudias, que hice este verano (ya pondré la receta), pero se puede usar la que más nos guste. 

INGREDIENTES:

100 gr. de azúcar (6 cucharadas).
125 gr. de harina (7 cucharadas y media).
125 gr. de almendras molidas.
Medio sobre de levadura en polvo.
1/2 cucharada de cacao negro.
1/2 cucharadita de canela.
1/2 cucharadita de azúcar avainillado.
1 huevo XL.
2 ó 3 cucharadas de whisky.
100 gr. de mantequilla.
Mermelada de frambuesa o de otro sabor.

PREPARACION:

Se bate (a mano) el huevo con el azúcar, se añaden las almendras, el cacao, la canela, el whisky, la harina mezclada con la levadura y la mantequilla derretida; se mezcla todo bien. Se forra el fondo de un molde desmontable con papel de horno, se engrasa con mantequilla, y se extiende la mitad de la masa, en el fondo. En un plato llano se pone más papel de hornear, y encima, se extiende la otra mitad de la masa; se cubre con film transparente, y se mete todo ello en el frigorífico durante 3 horas o más, hasta que la masa se haya endurecido.  Entonces se saca y se echa una capa finita de mermelada por encima, se cubre con la masa del plato y se mete al horno a 160°, durante 30 minutos.