CROQUETAS DE JAMON Y QUESO EN THERMOMIX




Estamos en el mes de la Navidad y esta receta no es muy navideña, pero seguro que a much@s os viene bien porque los ingredientes se pueden cambiar y hacer las croquetas con gambas, langostinos, salmón ahumado, setas... que parece que son ingredientes más típicos en estas fechas. La cuestión es que me ha parecido bien poner esta receta porque todavía hay mucha gente que sigue sin cogerle el truquillo a la masa de croquetas con la maquinita diabólica. A ver si os lo puedo facilitar un poco.


INGREDIENTES (Para unas 40 udes.):


100 gr. de queso (en mi caso Maasdam light, pero se puede cambiar por Emmental, Gruyere... el que más os guste).

250 gr. de jamón serrano.

1 cebolla o cebolleta mediana.

70 gr. de aceite de oliva.

350 gr. de harina normal.

Sal.

650 gr. de leche desnatada (o la que utilicéis habitualmente).

Pan rallado con ajo y perejil.

2 huevos XL.

Aceite de oliva para freir las croquetas.


PREPARACION CON THERMOMIX:


Picar el queso unos segundos, vel. progresiva 5-10. Retirar del vaso y reservar.

Picar el jamón unos segundos, vel. progresiva 5-10. No tiene que quedar demasiado picado, porque al hacerse con la harina y la leche, se desmenuza todavía más. Retirar del vaso y reservar.

Poner en el vaso la cebolla cortada en cuartos y añadir el aceite. Picar 3 seg/vel 4. 

Bajar bien la cebolla con la espátula y programar 3 min/varoma/vel 3.

Añadir la harina y la sal y programar 3 min/100º/vel 2. Antes de que termine el tiempo incorporar el jamón.

Agregar la leche y programar 7 min/varoma/vel 3. Transcurridos 5 minutos, echar el queso.

Es importante tener en cuenta la temperatura de la leche. Si está fría, de la nevera, a lo mejor nos hace falta dejarlo un minuto más. La masa debe alcanzar temperatura para que espese.

Poner la masa en una manga pastelera y cuando haya perdido calor, meter en la nevera hasta el día siguiente.

Para formar las croquetas, poner pan rallado en un plato, batir los dos huevos y, cortando la punta de la manga pastelera, ir sacando la masa y cortando al tamaño que queramos.

Pasar las croquetas por pan rallado, huevo, y, otra vez, pan rallado.

Poner en una bandeja y congelar hasta el momento de usarlas.

Cuando se quieran cocinar, poner aceite en una sartén o freidora, y freirlas sin descongelar, con el fuego no muy alto para que se hagan por dentro.




Yo pongo una pinza en la parte de abajo de la manga, para que la masa no baje hasta el fondo, y así cortar al tamaño que quiero que salgan las croquetas.
Arriba también cierro con otra pinza.