POTAJE DE CUARESMA DE MI MADRE



Se acabó el carnaval y llega la cuaresma, y un plato típico de esta época es el potaje, aunque yo lo pongo durante todo el año porque me gusta mucho. La receta que va a continuación, es como lo hacía mi madre, con la única diferencia de que ella le ponía chirlas, y yo no las echo porque siempre se me olvida ponerlas a lavar para que suelten la tierra, así que lo hago sin ellas, pero es cierto que le dan su puntito. Es otro plato completo: legumbre, pescado, huevo, verdura... ¿qué más se le puede pedir?. Por cierto, está más rico de un día para otro.

INGREDIENTES:

Medio vaso de garbanzos.
Medio vaso de judías canela o blancas.
150 gr. de bacalao desalado o fresco.
1 ajo.
½ cebolla.
2 rebanadas finas de pan.
½ cucharadita de pimentón.
1 huevo cocido.
100 gr de espinacas.
Perejil.
Cominos.
Aceite, agua y sal.

PREPARACION:

La noche anterior, se ponen en remojo las legumbres, con agua caliente y un puñadito de sal.
En un poquito de aceite, se fríe un ajo pelado y  entero, y el pan duro, se saca y se pone en el mortero para machacarlo con el perejil y unos cominos. En el mismo aceite se fríe cebolla picada y cuando está transparente se añade el pimentón y, a continuación, las espinacas. Este sofrito se echa en la multirrápida con los garbanzos, las judías y el majado del mortero, y se pone a cocer durante 20 minutos. Después se añade el huevo picado y el bacalao en trozos muy pequeños, y se deja cocer con la olla abierta 3 ó 4 minutos más.