CARRILLADA DE TERNERA CON MENESTRA



Cuando se habla a los niños de verduras se les ponen los pelos de punta, y a muchos mayores también. Bueno, pues para eso los guisos son excelentes aliados. No es lo mismo comer una verdura hervida, que incorporada a un guiso; es mucho más fácil, y se van acostumbrando casi sin darse cuenta, porque aunque aparten algunas, otras se las comen. Además los guisos tienen otras ventajas, como hacer un plato único, en vez de primero y segundo, porque si estás poniendo en el mismo plato verduras, carne, hidratos de carbono...¿qué más quieres?. Otra ventaja es que los puedes dejar hechos y a la hora de comer, sólo los tienes que calentar. En fin, que a mí me resultan muy cómodos, y además las salsas están de chupitingui.



INGREDIENTES:

500 gr. de carrillada de ternera.

Media cebolla.

Medio puerro.

1 zanahoria grande o 2 pequeñas.

Medio diente de ajo.

Perejil.

2 cucharadas de tomate natural.

1 cucharadita de harina.

Media pastilla de caldo de verdura o 1 cucharada de concentrado de verduras casero.

Medio vasito de vino tinto.

Judías verdes.

Guisantes.

Champiñón.

Espárragos verdes.

Aceite, agua y sal (si la necesitara).


PREPARACIÓN:

En una olla con un poco de aceite, se pone a rehogar la cebolla, la zanahoria y el puerro, picados.

Se añaden las carrilladas, cortadas por la mitad, porque si se hacen trozos demasiado pequeños, como es una carne muy tierna, enseguida se deshace.

Se da unas vueltas y se incorpora el ajo y el perejil, también picados, a continuación el tomate y después la harina. 

Se deja hacer un poquito más, y se añade el resto de verduras, el vino tinto, la pastilla de caldo, agua y sal. 

Se deja cocer en la multirrápida durante 20 minutos.


Las carrilladas de ternera son, para mí, de las partes más jugosas de la ternera. Son (por si alguien no lo sabe) los carrillos de la cara. Hay gente a la que ésto le da repelús, pero al fin y al cabo es un trozo de carne como otro cualquiera ¿qué más da que esté en la cara o en el lomo?. Probadlo, si no lo habéis hecho, y ya veréis.